Por Ana Rivero Pérez

Periodista Gastronómica (revista "Viernes" de La Segunda) 
Directora Ejecutiva de la Corporación Pebre 
Directora de Comunicaciones del Festival Ñam

 

FESTIVAL INTERNACIONAL DE GASTRONOMÍA BAHÍA INGLESA 2015 COCINAS DEL PACÍFICO
 
Una de las actividades que conlleva cultura, identidad, turismo y economía, es la gastronomía. Éste convoca y se convierte en un espacio de encuentro. Y esos fue lo que sucedió durante la primera versión del Festival Internacional “Cocinas del Pacífico”, realizado en Bahía Inglesa. Porque en un lugar donde ha sucedido muy poco en cuanto a dar a conocer sus riquezas gastronómicas, este festival vino a romper esquemas y a demostrar que cuando se hacen y se piensan bien las cosas, se puede lograr propuestas valiosas.
 
Durante el festival, pudimos aprender a relacionar la gastronomía con diversas áreas, con diferentes artes: exposiciones visuales y ciclo de documentales. Es así como el arte pudo ser apreciado de otra forma y también la gastronomía fue vista con otros ojos.
 
Las Charlas Temáticas, “Crítica Gastronómica” y “La incidencia de lo culinario en la producción artística”, dieron la oportunidad de saber más sobre estos temas, se pudo ahondar respecto a diversas opiniones sobre cómo hacer y la importancia de una crítica gastronómica. Además, se mostraron experiencias sobre la gastronomía y la producción en el arte visual y cómo ambas se han podido relacionar y desarrollar.
 
El Ciclo de Cine llevó a Bahía Inglesa un género poco conocido en la región, los documentales. Ellos dieron a conocer temáticas importantes, poco conocidas y narradas de una forma no sólo interesante, sino también conmovedora.
 
La Feria que se desarrolló el fin de semana, se convirtió en una potente muestra de los productos que se desarrolla en la zona y de la gastronomía con la que cuentan. Esto motivó a turistas y a los habitantes de esa región a visitar Bahía Inglesa y a conocer más de las riquezas de la región.
 
Quiero destacar que iniciativas como éstas, son posibles gracias a los aportes que hicieron Minera Candelaria, la Cooperativa Capel y el Consejo de la Cultura y las Artes. Y por supuesto, gracias a la gran labor de producción y ejecución de Adolfo Torres, para que este proyecto se realice y sea una inspiración no sólo para otras regiones, sino también para otros festivales gastronómicos que se realizan en la región.

Por Carlos Reyes M.

Periodista Gastronómico
 
 
Son varios los factores que hicieron relevante a la primera edición del Festival Internacional de Gastronomía Bahía Inglesa. En mi calidad de invitado y expositor de sus actividades, pude apreciar un encuentro que involucró de manera decidida a la comunidad del poblado; algo expresado en, por ejemplo, la gran cantidad de restaurantes asociados para difundir el ideario culinario de la zona. Eso se logró entre otras cosas, gracias a la generosidad de los propietarios de cada local y a la fluida interacción que tuvieron con los invitados internacionales, cocineros de larga y destacada experiencia en sus regiones y países de origen.
También cabe destacar la capacidad de la organización, que derivó en la exitosa iniciativa de instalar puestos en la costanera de Bahía Inglesa. Aquello permitió a la masiva concurrencia disfrutar de manera fluida, a precios al alcance de muchas personas y con un buen nivel de información, de productos y preparaciones representativas de la realidad local, sea esta de corte tradicional o internacional.
El espacio, la educación y el disfrute llegó a la mayor cantidad de gente posible, cumpliendo a mi juicio con todos los objetivos que se me plantearon para invitarme a Bahía Inglesa. Fui testigo de un evento de alta trascendencia y rentabilidad social, y que en lo personal me permitió generar contactos con personajes ligados al ambiente gastronómico de la región. Aquello se expresó en resultados concretos, como la nominación de El Plateao, restaurante colaborador del Festival, como uno de los mejores restaurantes del país, de acuerdo a GUÍA 100 de LA CAV, única publicación de su tipo en Chile y de la cual soy el principal responsable.
Nada de esto se podría realizar sin el esfuerzo de una comunidad, expresada en los organizadores directos de este festival. Pero tampoco sin el esencial aporte de instituciones como la Comisión de Donaciones Culturales, el Consejo de la Cultura y las Artes, aparte de Minera Candelaria. Confío plenamente en que la versión 2016 del Festival Internacional de Gastronomía Bahía Inglesa contará con los recursos y las ganas de todos los involucrados en esta gran iniciativa.